Dientes blancos

Del mismo modo que el cabello presenta diferentes colores, la dentadura puede presentar diferentes tonalidades.
Unos dientes están más amarillos que otros, mientras otros se amarillean a lo largo del tiempo, tal vez por malas costumbres y descuido. Los factores que contribuyen a volver los dientes opacos, manchados y descoloridos pueden ser numerosos.
De hecho, los dientes pueden perder su propio brillo con la edad y el tiempo, cuando el esmalte dental que los cubre empieza a deteriorarse. Además, cada día, la comida, bebidas (p.ej. café, té, vino tinto) y tabaco atacan a nuestros dientes, pudiendo crear incluso manchas permanentes.
¿Por qué desear una sonrisa luminosa? Algunas de las buenas razones son, por ejemplo, un aspecto más joven y saludable, la sensación de detener el tiempo y sentirse a gusto en cualquier situación.


Dientes sensibles

cons-denti-sens-1

Dientes y encías pueden ser una fuente de molestia y dolor. Este fenómeno afecta aproximadamente a una de cada tres personas, y se da sobre todo en adultos. En la mayoría de los casos, esto ocurre porque la retracción de las encías deja los dientes al descubierto, dejando de este modo la dentina presente en los dientes, expuesta.

Desatender este problema puede llevar a otros problemas muchos más graves, sobre todo si el dolor impide cepillar los dientes de manera adecuada, acelerando así el proceso degenerativo. Elegir los productos adecuados y seguir una sana higiene bucal, contribuye notablemente a mantener los dientes fuertes a lo largo del tiempo y a no sufrir nunca este problema.


Aliento Fresco

En la actualidad, ¿la halitosis continua siendo un problema?

La halitosis es un problema extremamente difundido. En el 90% de los casos, está debido a una escasa higiene bucal, la proliferación de bacterias por causa de residuos de comida, los productos con tabaco o alcohol, el consumo de algunos alimentos (así como especias, ajo, atún, cebolla, …), y la sequedad de la cavidad bucal, contribuyen al desarrollo de la halitosis.

El mal aliento puede tener una influencia negativa sobre nosotros. Puede minar nuestra seguridad en las relaciones interpersonales y convertirse en causa de incomodidad personal. La halitosis es susceptible de ser combatida, manteniendo un aliento fresco y atendiendo a un conjunto de pequeñas sugerencias y dedicando a nuestros dientes unos minutos cada día: limpiar los dientes tres veces al día (después de cada comida), evitar fumar, por otro lado, evitar algunos alimentos, no sólo cebollas, ajo, especias, sino también carne, quesos y bebidas alcohólicas, beber mucha agua.

Utilizar productos adecuados, dentífricos y colutorios de alta calidad, estudiados específicamente para el bienestar diario.

La limpieza de los dientes

Una buena higiene bucal es esencial para su salud y su bienestar y es importante para todo el organismo.

El resultado de una higiene bucal correcta es una boca saludable y fresca… y una boca saludable nos hace sentir bien y a gusto.
Son las buenas costumbres y los productos indicados los que originan a una higiene bucal correcta: consiste en cepillar los dientes con el dentífrico y enjuagarlos con el colutorio por lo menos dos veces cada día, tener los dientes limpios y sin residuos de comida entre los espacios interdentales, las encías tienen que ser de color rosa. No deben doler ni tampoco sangrar durante las operaciones cotidianas de limpieza de los dientes, y el aliento en general no tiene que ser malo.
Con los productos adecuados y las buenas costumbres, podrá proteger sus dientes de problemas como la caries y el sarro.
Es menos caro y doloroso mantener un cuidado diario de la propia boca que descuidarla para después curarla.

La estructura del diente

El diente es un órgano duro y resistente, pero necesita cuidado y atenciones diarias, para evitar que enferme.

Los dientes son una parte importante del proceso digestivo y tienen también una gran importancia en la estética facial. Los dientes se estructuran en tres partes principales: la corona, el cuello y la raìz, y se componen de esmalte, dentina y pulpa. Una higiene bucal correcta, consiste en cepillar los dientes con dentífrico, enjuagarlos con el colutorio, y controlar que las encías están sanas. Es menos caro y doloroso mantener un cuidado diario de la propia boca, que descuidarla para después curarla. Los productos adecuados y el respeto de las buenas costumbres para proteger los dientes de la caries y el sarro, es lo que garantiza una boca fresca y sana.


Aloe Fresh beneficios